GAFAS DE CERCA

GAFAS DE CERCA

Friday, April 18, 2014

Y BRILLE PARA ÉL UN MACONDO ETERNO

 
 
Único. Irrepetible. Pero la muerte no entiende de nada, es necia, es torpe, se lleva a todos por igual…
Fue la crónica de una muerte anunciada (ya se esperaba, no nos cog
ió por sorpresa) y se fue Gabriel García Márquez, dejándonos cien años de soledad en este día, huérfanos del mejor escritor que soñar se pudiera.
Voy a releer sus libros. Será mi manera de decirle adiós, de rendirle homenaje, y de guardarle luto.
Espero que en el Más Allá, te reciban como te mereces, y si verdaderamente esa dimensión a la que vas es tan maravillosa como dicen y todo lo puede, hoy “se vista” de Macondo para darte la bienvenida!!!!
Descansa en paz, Gabriel, Gabi, grande, grande, grande!!!

Saturday, April 05, 2014

SUBRAYADA Y EN NEGRITA


Me gusta la vida pero en letras grandes,
subrayadas y en negrita.
Me gusta la vida si puedo llevar siempre

rotuladores de colores diversos
que escriban fluidamente, gelatinosos.
También me gusta
si cada noche cierro el día
sin haber discutido con nadie seriamente
y el sueño me recibe sin reproches.
Me gusta la vida si llueve.
También si hace sol, y si hay neblina.
Me gusta la vida si mantengo a raya
el miedo al avión, al dentista y a la muerte.
Si tengo un libro que me cuenta cosas,
me gusta la vida.
Si a Luis y a Miguel les gusta la vida,
¡¡a mí me gusta!!
Si puedo hacer del sábado un día sagrado,
y ordenar mis fotos sin prisa.
Si cada día, hay pan del día en mi panera.
Si hay agua en el mar,
en la piscina y en el grifo.
Me gusta, si siempre me queda París
y otros lugares.
Si mi cuerpo se comporta bien
y no molesta.
Me gusta la vida si la organizo
y todo cabe sin aprietos.
Si alguien me dijo te quiero.
Si lo que tengo que hacer,
lo hago jugando…
Me gusta la vida pero en letras grandes
que yo pueda ver bien pese a mi presbicia.

Sunday, March 09, 2014

UN VIRUS LLAMADO ALEJAMIENTO


A veces, la distancia no se mide en kilómetros;
y es complicado, porque, ¿en qué se mide entonces?

Sería muy muy fácil borrarla en media hora:
en un café, en una confidencia, en unas risas...
Pero eso no es posible porque ocurre
que aparece sutilmente e invade por completo;
como un virus, que se incuba sin notar
y cuando nos postra, ya hay que resignarse.
Para las causas de los virus y de los silencios
no se ha inventado aún nada convincente,
sólo tratar los síntomas (empatía rota, tristeza)
con la aceptación, según dicen curas y psicólogos.
Ahora, que con internet y con los aviones
las distancias ya no existen, hay otras
–más infranqueables- que no se miden en kilómetros.

Saturday, March 08, 2014

DIA DE LA MUJER

 
Cosas que hace la mujer y no las hace el hombre ni nunca las podrá hacer:
Parir. Amamantar.
Y no se me ocurre ninguna otra.
Cosas que hace el hombre y no las hace la mujer ni nunca las po
drá hacer:
 Engendrar.
Y no se me ocurre ninguna otra.
Ambos amamos, pensamos, lloramos, reímos, analizamos, deducimos, sonreímos, nos enamoramos, nos enfadamos. Ambos podemos ser buenos o malos, adorables, o francamente odiosos. Ambos podemos ser bomberos, maestros, electricistas, astronautas, futbolistas, médicos, jardineros, amas de casa, empleados del servicio doméstico…(Perdónenme que no utilice el doble género pero me resulta muy pesado, dejémosle que fluya con naturalidad).
Ambos somos frágiles en la infancia, sufrimos durante la adolescencia hasta alcanzar una nunca definitiva identidad, nos sentimos amenazados con la vejez y la muerte.
Ambos podemos crear maravillosas obras de arte, quedarnos pasmaos ante la belleza, ser tercos, dañar, abrazar, besar, ayudar.
Ambos tenemos una mente limitada aunque suficientemente grande como para ser conscientes de nuestra existencia.
Hoy, día 8 de Marzo del 2014, en España, nos indignamos con el burka, pero hasta hace poco, las mujeres llevaban velos, lutos (mi madre estuvo de los doce a los dieciocho años vestida de negro riguroso, no así sus hermanos varones). La ablación nos parece (¡y lo es!) una salvajada, pero en la posguerra las mujeres prácticamente tenían ablación “psicológica”, sobre todo las de familias católicas apostólicas y romanas, tal era la comedura de coco en cuanto al sexo. Aún hoy día hay cosas que no se ven igual en un hombre que en una mujer: por ejemplo, hombre-chica joven, sí, mujer-chico joven, raro, raro. Mujer, ama de casa, respeto, hombre amo de casa, un vago. Mujer sumisa, algo que no llama la atención, hombre sumiso, calzonazo. Hombre alcohólico, desagradable, mujer alcohólica, terriblemente desagradable. Hombre cura, lo normal, mujer cura, qué es eso. Hombre que ayuda más de lo usual en las tareas domésticas, buenazo, mujer que se ventila las tareas domésticas después de venir de trabajar fuera, el pan nuestro de cada día. Y más cosas que ahora mismo no se me ocurren.
Evidentemente, lo más grave en cuanto a la no igualdad hombre-mujer, y que de ningún modo podemos tolerar son las cifras de asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex-parejas que no habían contemplado lo de poder pasar a ser ex, y pensaron que ella era algo "suyo", que la poseia, como se posee una casa o un coche. Muchas, demasiadas, terriblemente numerosas. Y por debajo de esta punta de iceberg cuanta dominancia, cuánta intolerancia, cuánta impotencia, cuánto sufrimiento, cuanta vida arruinada.
Y también es verdad que a una mujer que denuncia por maltrato se le respeta, a un hombre, ummmm, se duda, o hasta se le mira mal. La estadística no nos puede hacer injustos. Eso tampoco.
Adoro a mis amigos y adoro a mis amigas. Quiero a la mujer que me dio la vida y a los hijos varones a los que se la di yo. Hombres. Mujeres. Seres humanos. Ambos tremendamente queribles. Pequeños dioses.
¿Respeto? Sí, por supuesto, pero sobre todo amor.

Friday, February 28, 2014

ME SIENTO ANDALUCÍA



Me siento Andalucía.
Me alimenté de su pescaito frito,

de sus gambas blancas,
de su gazpacho.
Respiré el olor de sus pinos,
el salitre, sus castañas asadas.
Fue creciendo en el sur
y fui feliz de que así fuera.
Su sol, su luz, inundaron mis pupilas:
me siento Andalucía.
Siento el misterio de la Mezquita.
Siento la belleza de Sevilla.
La alegría de Cádiz.
La costa infinita de Huelva.
Andalucía es blanca y verde.
Pero también es azul en el mar de Málaga.
Es rojiza en la Alhambra de Granada.
Es ocre en el aceite de Jaén.
Es marroncita en el desierto de Almería.
Me siento Andalucía.
Me duele su paro, su pobreza, su ignorancia.
Me duele la injusticia que siempre le acosó.
Me duele que algunos la desprecien;
que se hagan burdas imitaciones
de nuestra sabia lengua andaluza.
Amo a nuestros poetas (ay, mi Machado,
ay, Alberti, ay, Juan Ramón, ay, Becquer…).
Soy, claro está, andaluza por azar, pero
¡bendito azar que me parió en esta tierra!
Me gusta, me gusta, me gusta
ser andaluza por los cuatro costados,
ser andaluza del tó.
Sí, me siento Andalucía, definitivamente
y para siempre.

Sunday, February 23, 2014

A ANTONIO MACHADO, EN EL 75º ANIVERSARIO DE SU MUERTE


Estoy aquí, Antonio, en otro siglo,
en otro tiempo, lejano a tu existencia;

 ...y sin embargo, qué cerca hoy de tu alma
a través de tus letras.
Ya pasó, Antonio, tu pesar y tu angustia,
la punzada que fue la muerte de Leonor;
tu continuo interés por lo social y lo justo,
la búsqueda de Dios.
Ya pasó, Antonio, el río de tu vida
-ese amor imposible que llamaste Guiomar,
la soledad que te acompañó siempre-
y llegaste a la mar.
Ya pasó, Antonio, tu obsesión con el tiempo
-que corre inexorable-, tu afán por caminar;
la nostalgia que siempre tuviste de la infancia,
tu verdad (no, la verdad...).
Ya pasó todo, Antonio, caminante,
todo pasa y todo queda, tú tenías razón:
porque tu pasaste, pero no te fuiste:
tu palabra se quedó.
Donde quiera que estés, Antonio admirado,
querido Antonio que me acercaste a la poesía,
has de saber que sigues con nosotros,
porque hoy.... ¡¡¡hoy es siempre todavía!!!

Sunday, February 09, 2014

LA CICLOGÉNESIS ESPAÑOLA

 
 
Llueve. Sopla el viento. Me encanta.
Oigo hablar por la tele de ciclogénesis explosivas que llegan a nuestras costas y tienen nombres de mujer (no entiendo bien para qué ni quién
las bautiza) y me pregunto si vendrán esos vientos fuertes a soplar sobre nuestro país para llevarse a su paso a los políticos corruptos, a las infantas presuntamente sinvergüenzas, a las órdenes de desahucio, a la injusticia de los niños sin merienda, a las bolas que disparan contra inmigrantes acorralados, a los servicios de urgencia colapsados de una sanidad cada vez más recortada y hundida...
Si vendrán los vientos éstos con nombre propio a soplarnos al oído algún secreto de cómo rebelarnos ante tanto sinsentido y tanto descontento. Tal vez entre las olas gigantes que se abalanzan sobre La Coruña se encuentre escondido algún código secreto de cómo hacerlo.
¡Si es así, bienvenida sean las ciclogénesis, las tormentas, las lluvias y los vientos!!