GAFAS DE CERCA

GAFAS DE CERCA

Sunday, May 22, 2016

LA CIUDAD AZUL



Embriagada de azul, energetizada.
El color azul me ha emborrachado.
...
Allí abajo, todo es azul entre las montañas.
Es el azul de las tardes de agosto de la infancia.
El azul del mar que tanto amo.
El azul que tienen –según dicen- las auras.
Allí abajo todo es azul: los suelos y las almas.
Las casas, las piedras, el cuero repujado.
Los tintes azules fascinantes.
Camina de azul Aladino por sus calles.
Baja Juan Ramón a buscar el azul de sus recuerdos.
Todo puede suceder cuando todo es azul…allí abajo.
Lápices azules para pintar la vida.
Azul chuai chuai, azul contemplativo.
Fluí por Chaouen y encontré manos, palabras, ojos azules.
Todo –salvo el té verde- es azul en la ciudad de los sueños.

Sunday, April 03, 2016

PERO NO, NO ACUDIMOS



Nos estaba esperando
el sol de primavera,

abril como un regalo,
la silla, la palabra,
la patata crujiente,
el pan de cada día.
Nos estaba esperando
la respuesta velada
que cuelga de una cuerda
y que nunca se cae,
lo dicho y lo entredicho,
lo mejor y lo bueno.

Y aún más nos esperaba:
el mar, el mar incluso,
nos estaba esperando.
Con sus olas hablando
sin que nadie comprenda,
con su historia cargada
de hazañas grandiosas
y de hazañas humildes
de anónimos pesqueros.
Ese mar, ese mismo,
nos estaba esperando.

Y más aún, mucho más
nos estaba esperando:
la piel, el labio, el pelo.
Una mano que eleva
una copa de vino.

Nos estaba esperando,
pero no, no acudimos.

LA PALABRA FAMILIA SÍ QUE IMPORTA



Andar por Bruselas es lo de menos.
Daría igual cualquier ciudad del mundo.

Lo que importa es estar los cuatro juntos:
como un árbol que tuviera cuatro ramas,
como un mar al que llegaran cuatro ríos.
Andar por Bruselas es lo de menos.
Lo que importa es reír con vuestras cosas,
o incluso llorar o discutir: sentiros.
Llenarme de vosotros para asegurar
provisiones durante el tiempo de sequía.
Andar por Bruselas es lo de menos.
La palabra familia sí que importa.

Monday, March 28, 2016

SOY PENITENTE



Soy penitente. Soy invisible.
No soy fea ni guapa.

No soy mujer ni hombre.
No tengo rostro ni sonrisa.
Soy penitente. Soy invisible.
Los niños me miran curiosos,
ingenuos y sorprendidos.
Les sonrío, pero no me ven.
Soy penitente. Soy invisible.
Me hago humilde por un rato.
Se diluye el yo tras la tela blanca.
La ciudad y las cosas son diferentes
cuando yo, para los demás, no existo.
Las personas, sus miradas, sus gestos...
¡¡todo es diferente!!
Soy penitente. Soy invisible.
Rezo. Medito. Observo.
Es fácil cuando no se es nada.
Descanso del mundo por un rato.

Monday, March 07, 2016

DESTIERRO



Llegar a ese lugar que quiero.
Donde la arena se funde con el mar

con un vínculo sin nombre.
A ese lugar donde el viento sopla ahora.
Bañarme como si fuera un ocaso de agosto.
Que la arena y el presente me llenen todo el cuerpo.
Llegar a ese lugar que quiero.
Lo he intentado, pero el viento me empuja.
Me empuja hacia atrás, me voltea más allá de las marismas.
Me voltea hacia la ciudad de los humos.
Me lleva hacia la butaca y el libro gordo que no me gusta.
Llegar a ese lugar quiero.
Pasar frío, calor, incertidumbre.
Timidez, temblor, calidez, alegría.
Llegar a ese lugar donde el viento no me deja.
Llegar a ese lugar donde no llego.

REPROGRÁMAME



Reprográmame.
Instálame nuevas actualizaciones.

Juega conmigo.
Neutraliza mis virus.
Refresca mi contraseña.
Utiliza mis aplicaciones.
No me apagues.
Enchúfame a tu energía.
Elimina mis archivos antiguos.
Toca mis teclas con vehemencia.
Mueve el ratón a tu antojo.
Engánchate a mí, vuélvete adicto.
¡¡Y llévame siempre contigo,
soy portátil!!

POEMA CORREGIDO


¿Qué tal si cruzamos a nado y sin salvavidas
el mar del salitre de la sal de la vida

y escalamos el pico más alto
de la cordillera de los sentimientos?
¿Qué tal si viajamos por países
y paisajes que no están en los mapas,
y aplaudimos a líderes que creen en lo increíble,
y nos dejamos llevar por intuición hacia la alegría,
y, poniendo la marcha en punto muerto
(o vivo) nos deslizamos sobre laderas nevadas
hacia los verdaderos deseos?
¿Qué tal si hacemos desaparecer
testigos incómodos, como si dieran las doce,
y las censuras gigantes pasan a ser
simples molinos de vientos?
¿Qué tal si la sorpresa se apodera del día
y hace de este sábado un día sagrado,
un hoy para no olvidar nunca?
¿Qué tal si por un día, sólo por un día,
dejamos de creer que no es posible?

Tuesday, February 23, 2016

ELIJO LA LOCURA



Y puestos a elegir, yo elijo la locura.
Aunque a veces, hasta la misma locura

se quede pequeña. Y quiera más.
Y más siempre.
Aunque a veces sea difícil vestir de fiesta
las mañanas de febrero sin arcoiris;
o inventar historias de amor
en días sosegados.
Pero puestos a elegir, la elijo siempre.
Y, de momento el virus de la cordura
no me pilló con las defensas bajas
(yo siempre me protejo, por si acaso).
Subrayaré de colores los domingos,
incoloros per sé, dardos envenenados de tristeza.
Me saldré de las pautas y cuadrículas
que me enseñaron las monjas.
Elegiré locos como yo: sé como encontrarlos.
Y me da igual que las señoras -y los señores-
formales, me miren asombradas;
y yo misma me asombre -cada vez menos,
una se acostumbra a conocerse-
de este entusiasmo por inventar sandeces,
de ese no ver fronteras que me paren,
de esa verdad que fui capaz de decir en voz alta,
sin paracaídas,
provocando olas en el mar,
y desconcierto ante mi valentía.
Pero puestos a elegir, elijo la locura.
Porque no entiendo la vida como tachones
sucesivos en el almanaque.
Porque no entiendo la vida de otro modo.
Perdóname.
Perdonadme.

Sunday, January 31, 2016

PERDONADME

 
Perdonadme por mostrar lo que siento,
por ser vulnerable, por mirar a los ojos.

Perdónadme por ser un libro abierto.
Perdónadme por amar,
por amar contra viento y marea,
fuera de temporada, a destiempo.
Perdonarme por no ocultar mis opiniones.
Por exponer mi corazón a comentarios.
Perdonadme, oh, sí, por ser yo misma.
Por creer en cosas invisibles,
por tener la certeza de que existen.
Perdonadme si la existencia
me resulta aburrida sin soñar.
Perdonadme si en cada palabra que escribo
me dejo el alma.

Thursday, January 28, 2016

UNA PAZ MARINERA


Tarde de invierno en Punta Umbría.
Amigos poetas.

La paz, como telón de fondo.
El mar cercano.
No hay que buscar la paz, amigos,
ya está aquí entre nosotros
ya ha llegado.
Viene vestida de azul y trae salitre.
Es una paz marinera.
Ya está aquí,
es la paz de la palabra,
de las notas musicales.
Es una paz alegre,
la veo en vuestras caras,
en vuestros ojos ávidos
de crear, de buscar siempre.
Ya está aquí la paz.
Ha llegado por el mar y por la ría.
Está aquí en medio de nosotros
en nuestra mente y nuestra alma.
En la palabra escrita.
Firmemos, pues, un tratado,
Alcemos la bandera blanca.
La tuya, la mía, la de todos
la que sumada será grande.