GAFAS DE CERCA: ¿SON LOS LIBROS LAS MEDICINAS DEL ALMA?

Saturday, April 23, 2011

¿SON LOS LIBROS LAS MEDICINAS DEL ALMA?

Hoy, 23 de Abril, día del libro
¿Son los libros las medicinas del alma?
Esta pregunta, extraída de mi libro Algarabía de preguntas, sí tiene, a diferencia de sus demás compañeras de libro, contestación. Sí. Sí lo son. A mí me han salvado muchas veces. A veces de la soledad. A veces de mi pensamiento. A veces de la inquietud por saber. De la nostalgia. De la impaciencia.
Nunca olvidaré que, en unos momentos muy duros para mí, cuando no encontraba salida, y sólo me desahogaba hablar de lo que me estaba sucediendo, una buena amiga me dijo: lee. Yo le dije que no podía, que me sería imposible leer, concentrarme. Ella insistió: lee. Lee, y no me hables más del tema hasta que no te leas un libro. No te oiré, no te prestaré atención hasta que no leas, dijo. Yo pensé: qué cruel. Fue uno de los mejores consejos que me han dado en la vida. Le hice caso. Leí. Al principio sin enterarme de nada, tenía que releer varias veces la misma página. Luego, le fui cogiendo el hilo. Mis pensamientos se fueron apartando como por arte de magia (como por arte de libro) y me fui concentrando, entusiasmando. Y detrás de ese libro vino otro. Y otro. Era verano. Creo que me leí veinte libros seguidos. Me salvaron. El tiempo fue pasando, y como siempre ocurre, las cosas fueron cambiando fuera y dentro mía. Lo peor había pasado, y los libros me había ayudado a sobrellevarlo. Amiga mía,que buen consejo me diste. Libros, libros, libros....
Pasar la tarde en una librería, ojeando, sin prisas, leyendo las contraportadas, viendo las novedades, rebuscando libros antiguos, oliendo a papel.
Libros: la siesta de verano, con un libro en las manos, queriendo leer un poco más, un poco más , antes de quedarme dormida; las noches de invierno, refugiada en mi cama y en sus páginas, oyendo al viento soplar afuera.
Libros: aquellos primeros libros de mi infancia, de Enyd Blyton, Torres de Maloy, Los cinco, Los siete secretos, los libros de misterio, que me engancharon al placer de leer.
Libros: mi primer libro de poesía, de Antonio Machado, ese libro de la colección Salvat que mi padre tenía en su estantería, que en más de una ocasión he perdido y milagrosamente he recuperado, y que hoy (Hoy es siempre todavía), ya desgastado, ya amarillento, sigue conmigo, y sigue siendo mi libro compañero.
Libros: los evangelios, ese librito rojo, también viejo, también desgastado, también amarillento, donde siempre encuentro respuesta a mis dudas, que me parece maravilloso y que me conozco como la palma de mi mano.
Libros: libros de cuentos, leídos a mis hijos cuando eran pequeños, noche tras noche, antes de dormirse, sus manos en mi mano, su risa en mi risa, compartiendo dicho menester con su padre al cincuenta por ciento, todo sea dicho.
Libros: libros de poesía (Machado, Alberti, Lorca, Juan Ramón, Becquer, Miguel Hernández, Neruda, Pessoa, Gloria Fuerte...), novelas (García Márquez, Delibes...), libros de ensayo ("Vida después de la vida") , biografías ("Ligero de equipaje"), diarios ( ay, el diario de Zenobia), libros de amor ("El desencuentro"), libros que hacen llorar ("La elegancia del erizo"), libros para quitarse el sombrero ("El principito"), libros de viñetas que son humor y son filosofía (Mafalda), libros especiales (Enfance), libros de gente estupenda (Rosa Montero, Elvira Lindo) libros de amigos (Diario de un feo recién divorciado). Libros que esperan pacientemente encima de la mesilla. Libros que me han cambiado la manera de ver el mundo.
Libros: horas y horas viviendo en ellos...
Libros que han viajado conmigo, que se han llenado de arena de la playa, que se han mojado con la lluvia, que pueblan mi casa. Libros dedicados por quienes me lo regalaron, algunos de los cuales ya murieron, por lo que se hacen más imprescidibles. Libros dedicados por sus autores. Libros sin dedicar que guardan recuerdos. Libros compartidos. Prestados. Recibidos. Comentados. Libros releidos.
Letras, palabras, frases, párrafos, capítulos, libros, historias, vidas. Vivir otras vidas. Saber otras cosas. Viajar a otros lugares. Viajar a otros tiempos. Sentir.
Ahora yo también he parido libros. Dos. La parejita (por ahora). Era mi gran deseo. Hace tres años nació "Algarabía", y el próximo mes se bautizará "Comunes y abstractos".
Cuánta felicidad me dan los libros. Indudablemente, sí: son los libros las medicinas del alma.

5 Comments:

  • http://elcaminanteysusombrabluesman.blogspot.com/2011/04/corazon-de-libro.html


    Y cuan más oscuro vea el cielo
    Más profundo me zambulliré en el océano
    Entre sus pliegues, entre sus hojas ojearé la salida
    Pues entre infinitos pliegos tintados
    Un recoveco encontraré
    Donde la rendija que da paso a la luz, parecerá
    Y la luminosidad, si no despedazaré, al menos desplazará
    Mi aflicción, un instante siquiera, y la vida
    Está formada por soplos de tiempo hilados
    Por la fina seda de las caricias…
    Bello océano, tu océano de letras…eres privilegiada
    Por portar unas gafas de Tan Cerca…Gracias Dolo.

    By Blogger JacquesPR, at 5:07 AM  

  • Desde luego que lo son. Una buena dosis de lectura acaba con muchas heridas del alma o, al menos, les da prisa en cicatrizar...

    Besos y libros, Dolo.

    By Blogger TriniReina, at 10:13 AM  

  • Sí señora; estoy totalmente de acuerdo. De hecho una de nuestras grandes preocupaciones, como padres y como profesionales de la educación, es sin duda saber transmitir a las próximas generaciones el amor por los libros, por la lectura. . . Cada vez está más difícil.

    Un beso

    By Anonymous Juan, at 8:46 AM  

  • El libro, ese amigo de papel que nos salva del abismo.

    Bien los ha dicho Dolo. Y me alegra que en los momentos complicados (y en los dichosos) un labro haya estado cerca tuyo.

    (humm, me faltó ver un libro del inmenso Miguel Hernández :) y si alguna vez nos vemos hay un libro mío para tí)

    Un beso literario.

    By Blogger Carlos, at 6:42 PM  

  • Y nunca mejor dcho porque los libros están siendo la mayor medicina para una persona muy querida que está pasando por un mal momento. Con cada libro que me aconseja o que me regala (es un gran lector)se que está un poco despidiéndose a su manera, es un adios por medio de la palabras. Siepre los guardaré como mi más preciado tesoro.
    BESOS

    By Anonymous Unicornio, at 9:50 AM  

Post a Comment

<< Home