GAFAS DE CERCA: POLVO ERES

Sunday, October 30, 2011

POLVO ERES

El día de los santos, el día de los difuntos.
En estos días, como cada año, se llenan los cementerios, se limpian lápidas y se ponen flores. Se recuerda, se reza.Como cada año comemos huesos de santos y buñuelitos de crema (umm, me encantan).Tal vez, muchas, o algunas personas, piensen en estos días más en la muerte. No es mi caso. Y no precisamente porque no piense nunca en ella, sino por todo lo contrario: porque lo hago cada día del año. Para mí el día de los difuntos es cada día, ya sea primavera, verano, otoño o invierno. Convivo con esa obsesión, con la hiperconciencia continua de que me voy a morir.
Porque una cosa es saberlo, que todo el mundo lo sabe, y otra bien distinta tenerlo tan presente.Polvo eres y en polvo te convertirás....De día y de noche, no se me olvida nunca.
Pienso en la muerte y leo sobre ella, o más concretamente sobre las ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte), esas experiencias (supongo que habréis oido hablar de ellas) que han tenido miles y miles de personas de todos los tiempos y lugares geográficos, y que últimamente se están investigando en serio desde el punto de vista médico-científico. Sí, el túnel y la luz. Y digo el túnel y la luz porque es lo más conocido, pero hay mucho más. Uno de los libros que más me impactó fue Vida después de la vida, del doctor Moody. Y después de ese vinieron otros. Me parecen interesantísimas estas experiencias. Al fin y al cabo, son los que más cerca han estado de eso que llamamos muerte y que es lo más (lo único) seguro de nuestro futuro.
Sé que la mayoría de la gente no lo cree. Incredulidad total en este tema. Bueno... No es mi caso, y así lo cuento.
Lo que está claro es que la muerte no tiene por qué ser algo malo, ni triste. La prueba está en que otras culturas la aceptan mucho mejor, incluso la celebran. Mi hermano estuvo una vez (no recuerdo ahora qué país era) en una fiesta de esas, y cuándo preguntó donde estaba Pepe (era la fiesta de Pepe), y se lo "presentaron", casi le dá un patatús: Pepe estaba fiambre mientras todo el mundo bebía y cantaba a su alrededor. Así de relativa son las cosas. Todo es según nos enseñan y transmiten desde pequeños.
Sí pienso a veces, y ya sé que es una tontería, que desde el punto de vista material, físico, podía ser más limpia. Por ejemplo, que cuando llegara el momento de morir, nos evaporáramos, o nos desintegráramos sin dejar rastro. Dejar un cuerpo sin vida, dispuesto a pudrirse, es muy desagradable. Pero en fin, es lo que hay, no le vamos a enmendar la plana a la Mente que dispuso este complejo mundo.
Otra cosa es despedirse de los que se van, de los que se fueron. Ese dolor, al menos en nuestro mundo occidental, es inevitable. Duele, y mucho. Aun para los que pensamos que solamente cambiaron de dimensión, que el cuerpo es un envase, una fundita que les sirvió para habitar el mundo físico, y que siguen viviendo y evolucionando en otros "mundos" o dimensiones que desde aquí ( como la cueva de Platón) no podemos comprender. Que la frontera entre los diferentes estados no es hermética. Que nos reencontraremos.
Me podéis llamar ingenua, estoy acostumbrada, vivo rodeada de excépticos en este (y otros) temas.
Piensen lo que piensen sobre esto, coman buñuelos de crema, ummm, carpe diem, pese a la muerte.

1 Comments:

  • Bueno, Dolo, al menos eres valiente como para contar todo esto aquí.

    Un besito

    By Anonymous Juan, at 2:32 PM  

Post a Comment

<< Home