GAFAS DE CERCA: LA CASA DE ABUELA FUE LA PATRIA MÍA

Sunday, September 22, 2013

LA CASA DE ABUELA FUE LA PATRIA MÍA



Era grande, y era jubilosa;
vieja, y cargada de recuerdos,
era acogedora, y era misteriosa....

Tenía una palmera de dátiles juguetones
que nos servían para hacer guerrillas,
guerrillas de "ay, me has dado muy fuerte",
guerrillas sin muertos, sin paz, sin heridas.
Aquello era mucho más que una casa,
vestíamos de pronto a la tarde de fiesta,
escuchábamos el maullar de gatos en la noche,
disfrutábamos del colchón de plumas en la siesta.
¡¡ Y aquella cueva tras la buganvilla,
la adelfa roja, la blanca, la rosa,
la parra, el granao, la ortiga dichosa... !!
Las horas iban lentas, tranquilitas, buenas,
horas sin relojes, y sin otro mundo
que el hechizo de la libertad,
que el volar del viejo columpio.
Lejana a nosotros, en el otro extremo
estaba la playa, ¡quedaba tan lejos!
Entrecruces de caminos a ella nos llevaban,
y tremendas olas nos revoloteaban.
Más mi yo-niña, casi prefería
el tranquilo azul de nuestra ría:
"Y Tichu se viene para acompañarme,
que está la pleamar y voy a bañarme..."
Olor a salitre, olor a verano,
olor a jazmín siempre en nuestras manos.
Olor a tierra mojada cuando llovía,
olor a pescado, olor a sandía..
Sus puros aromas entre tanto afán...
afán de escaleras y de construcciones,
afán de dinero, de complicaciones.
Cuando alguna vez, la encontré así,
algo muy sagrado se murió en mí.
Hablaron de ella, con sumas y cifras,
y fue un esperpento, y fue un gran absurdo:
pues más que una casa, para mí fue un mundo.
Vive siempre en mí con su algarabía:
la casa de abuela fue la patria mía.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home